MiamiDiario
rss de Miami Diario Miami Diario en Facebook Miami Diario en Twitter Miami Diario en Linkedin Miami Diario en Instagram
Miami, Martes 19 de septiembre de 2017 | actualizado a las 16:45 horas
disminuir tipografia
agrandar tipografia

Las emergencias en Florida provocadas por Irma: cotidianidad en Venezuela

por MiamiDiario el 11/09/2017 a las 05:23 horas

Los desastres naturales vividos por los estadounidenses con el paso de los huracanes Irma y Harvey generaron, estrés, ansiedad, compras nerviosas, y los venezolanos recién llegados a este país tranquilos, pues parecen tienen un magister en aguantar adversidad, tras adversidad.

En Venezuela muchos de esas emergencias son el pan nuestro de cada día.

El Estímulo, publica un relato que evidencia como las historias diarias de cualquier venezolano se repitieron por unos cuantos días en Florida.

Recorrer Caracas de oeste a este es ver diariamente colas para comprar comida, medicinas, repuestos. Ahora, eso se repite en Florida: colas por gasolina, gente recorriendo uno, dos y tres supermercados por agua, madera para tapar ventanas o plantas eléctricas; sin dejar atrás el tráfico de la gente que huyó del sur de la Florida por buscar refugio.

Para un joven venezolano que solo ha experimentado un gobierno socialista gracias a Chávez desde 1999 y luego a Maduro desde el 2013, esto se vuelve aburrido y normal. No hay manera de que la escasez de víveres básicos lo alteren, pues está acostumbrado.

El americano promedio se deja llevar por estos momentos de emergencias: "Esos pronósticos alarmistas del huracán Irma están pagados por Walmart (supermercado) y The Home Deport (ferretería tipo EPA en sus buenos tiempos) para que uno compre lo que no le hace falta", asegura Jeranny, de 39 años.

Mientras tanto, los venezolanos llevan 18 años trabajando la paciencia, y los últimos cuatro años han sido la maestría en cuanto aguantar adversidad tras adversidad.

¿Qué tanto problema debe darnos no encontrar agua embotellada cuando el agua del grifo es apta para el consumo? ¿Cuál es el dolor de cabeza que nos puede provocar no encontrar atún enlatado, pasta o embutidos en el primer supermercado que recorremos, si en un radio de 1 km tenemos cinco tiendas más? ¿Cuál es el problema de esperar una hora en una cola para echar gasolina si puedes entretenerte en tu teléfono con megas ilimitados y sin el miedo de que te toquen la ventana para robarte tu equipo móvil?

Así es como el socialismo del siglo XXI acostumbró a una venezolana de 24 a vivir en un constante estado de emergencia. Como dicen por ahí, ¡los venezolanos no nos asustamos tan fácilmente!

Planificación

Irma tocó tierra en Florida el domingo 10 de septiembre. El gobierno regional ya prevenía a sus residentes desde el 4 de ese mismo mes. Había tiempo para que el ciudadano común pensara un plan de contingencia, además, la mayoría de las empresas ya daban días libres desde el jueves antes de que el huracán categoría 4 llegara a tierra estadounidense.

Lo refugios ya estaban a la orden del día y listos para ayudar, hasta las aerolíneas bajaron sus precios de boleterías para ayudar a la huida. ¿Qué más podíamos pedir?

El sacrificio: 48 ó 72 horas de encierro total

Aunque muchos decidieron ir por unas vacaciones improvisadas, la mayoría de los residentes de la Florida optaron por refugiarse en sus casas. Después de haber hecho las "compras nerviosas" y proteger las ventanas con madera, lo que queda es acomodarse para pasar unos días encerrados.

El problema de rendir las municiones se deja pasar con lo que el latino está acostumbrado a hacer cuando hay tiempo libre: amigos, familia y licor. Mientras haya Internet, una botella de alguna bebida espirituosa y algo para llenar el estómago, Irma se podría convertir en la excusa perfecta para pasar unas horas con los seres más queridos.

La encerrona voluntaria podría traer niveles de ansiedad elevados, los vientos provocarán sonidos inimaginables por un criollo que lo más fuerte que ha escuchado es la explosión de un transformador eléctrico, por la cantidad de vecinos que se roban la electricidad del poste de luz pública. Sin embargo, no hay nada que un buen ron y la Internet no puedan resolver.

Los cortes del servicio eléctrico y del agua tampoco van a sorprender a un venezolano que en su país natal sufría de apagones diarios y de racionamiento de agua. En este lado del mundo suceden por un desastre natural y no porque los sistemas de servicio no han recibido ningún mantenimiento desde hace más de cinco años.

Vale acotar que todo esto se verá como un sacrificio mínimo por un venezolano que acaba de llegar a Estados Unidos. Tiene seguridad, tiene poder adquisitivo, la escases forma parte del pasado y si todo sale mal, podrá recuperarse más rápido que los damnificados del estado Vargas por el deslave de 1999.

Quizás te pueda interesar:


Miami, Estados Unidos, Latinoamerica, España
Contacto / Contact
5455 SW 8th St., Suite #240, Miami, FL 33134
Teléfono/Telephone: (+1) 305.499.94.74
Fax: (+1) 305.356.12.97
Email: contacto@miamidiario.com, contact@miamidiario.com
Publicidad / Advertising
Teléfono/Telephone: (+1) 305.499.94.74 Ext. 702
Email: ventas@miamidiario.com, sales@miamidiario.com, ads@miamidiario.com
MiamiDiario.com:
Creative Commons License
MiamiDiario.com by Seven Oceans International, LLC is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.universocanario.com/ Registered on Safe Creative ea59ca7b-8fe3-3ea8-9951-3789f8b2b8c5
© Grupo Diariocrítico - Powered by OZONGO.com