MiamiDiario
rss de Miami Diario Miami Diario en Facebook Miami Diario en Twitter Miami Diario en Linkedin Miami Diario en Instagram
Miami, Viernes 22 de septiembre de 2017 | actualizado a las 23:47 horas
disminuir tipografia
agrandar tipografia

Conoce a la Dra. Dolittle de Colombia (+video)

por MiamiDiario el 12/07/2017 a las 12:09 horas

La han tildado de bruja, y por supuesto, de loca, pero Xiomara Rodríguez no se amilana. Sostiene que tiene el don de hablar con los animales. 

Un equipo de periodistas del diario El Tiempo decidió ponerla a prueba. Y esto fue lo que pasó. 

Pese a que la periodista esperó con toda incredulidad y sin decir nada que pudiera dar pistas, en la sala de espera, según Xiomara Rodríguez, Ron, el gato de la reportera del diario El Tiempo, le habló sobre su nuevo hogar. 

"Ha estado hablando todo el tiempo. Dice que quiere una poltrona en la que se pueda hundir, pero que sea alta para mirar por la ventana; que por favor le juegue más, que se aburre mucho, que le gusta la sensación de vacío, como cuando se sube al closet y salta", dijo Rodríguez.

Ron también le dijo a Xiomara -telepáticamente, como dice ella-, que no le gustaba que la arena estuviera gruesa porque se ensuciaba el cuerpo, y que esa sensación no le agradaba. 

 

Lea también: ¿Qué hace un detective de mascotas en Florida?

"Hasta ese momento, pensé, todo podía ser deductivo, es decir, ¡son cosas normales que le gusta hacer a un gato!", cuenta la periodista, "hasta que me dijo: Él disfruta el agua en movimiento. Cuando usted abre la llave, mete sus patas y juega con el agua", refirió porque es algo que solo hace ese gato, de los tres que posee. 

"Entonces captó mi atención", prosigue la periodista, "Ron me estaba diciendo, a través de Xiomara, que había ruidos que lo asustaban, que cuando se me arrunchaba buscaba tranquilizarme porque él sabía que mi cabeza iba y venía por muchos temas. También le gustaba el collar que le había puesto porque así nadie lo iba a sacar de su casa y que cuando abría la puerta a él le gustaba asomarse, pero que tranquila, que él no se iba a salir"

Curiosa ya y para seguir el reportaje, la periodista quiso saber ¿Cómo trataban al gato antes de que llegara a su casa?

"Dice que vino de una camada enferma, que sentía mocos, debilidad, que aguantó mucha hambre, que tenía una sensación de pellizcos en el estómago, y que todo el tiempo estaba con la piel irritada", dijo Xiomara. 

 

Un don que posee desde la infancia

Xiomara dice que el don de hablar con los animales siempre estuvo en ella, aunque solo lo racionalizó cuando cumplió 20 años. "De niña no tengo muchos recuerdos, pero mi papá era ganadero. Muchas veces le dije que alguna vaca no estaba lista para morir".

 

La gente cercana también decía que era una niña sensible y que les extrañaba que los perros nunca le ladraran y los caballos respondieran a sus mandatos.

Lea también: Rescatan a zorrillo que cayó en una tubería de agua en Miami-Dade

Xiomara vivió en Suiza a los 13 años; de hecho, estuvo en un internado durante su bachillerato. En Colombia estudió veterinaria, pero no la terminó, solo llegó hasta octavo semestre. 

Dice que todo eso que alguna vez pensó que era una enfermedad mental, cambió el día en el que un perro le pidió ayuda mientras visitaba una tapicería de muebles. "Me dijo que lo iban a regalar porque se estaba portando mal; le gustaba perseguir a las bicicletas. ¡Claro!, cuando le dije eso a un señor me contestó que si me la estaba fumando verde; sin embargo, luego la dueña del local le ratificó la preocupación del perro". 

En ese momento, Xiomara, de 20 años, comenzó un proceso difícil. Vivió un tiempo en Estados Unidos, estudió adiestramiento canino, modificación de conducta, peluquería para perros, trabajó con mascotas de los minusválidos y, a la par, trataba de asimilar que lo suyo no era una enfermedad. 

"Si la gente no cree que hay quienes se contactan con los muertos, menos en una mujer que habla con los animales". 

Gracias a la bioenergética

Hace 17 años llegó a Colombia con una gran incertidumbre. "Aquí conocí a una profesional muy importante en mi vida. La bioenergética Elsa Lucía Arango. Ella nunca dudó de mi don y me ayudó a canalizarlo". 

Durante muchos meses trabajó en guarderías para perros sin decirle nada a nadie, pero cada día creía más en sí misma. 

"Estaba mejorando como ser humano, meditando y hasta me volví vegetariana por problemas estomacales. Yo estaba comenzando a sanar", contó a El Tiempo. 

Al comienzo rechazó muchas entrevistas de gente que se enteró de su don y del caso de un perro perdido que ella ayudó a encontrar, pues sentía que no estaba preparada. "Mi médico bioenergético, Santiago Rojas, me decía: tienes que perder el miedo; aunque no quieras a los humanos, vas a trabajar con ellos". 

Lea también: Si tienes una mascota seguro has pasado por esto

Aunque no fue fácil lograrlo, hoy se dedica a atender a sus clientes en un consultorio sin lujos, en el barrio La Castellana. "Me gozo cada historia, cada consulta, lloro con ellos. Nunca sé qué va a pasar. He aprendido a ser más prudente porque algunos animales me cuentan hasta infidelidades de sus dueños".

Su fama ha crecido por el boca a boca. Las buenas referencias de quienes piensan que sí ha atinado, le han permitido avanzar con su don.

Hace consultas hasta por Skype. "Un día hablé con una cacatúa. Me dijo lo importante que era el ritual de desayuno con su dueña y que cuando ella se fue a hacer una maestría sufrió mucho. No importa cuál es tu mascota sino el vínculo que generas".

Durante un tiempo, Xiomara trabajó casa por casa, pero desistió de ello cuando un cliente la encerró en su apartamento porque se sentía bien hablando con sus gatos. "Luego me enteré de que el señor estaba en terapias por esquizofrenia". 

Lea también: Mira a los tiernos nuevos reclutas de la Policía de Taiwán (+FOTOS)

Historias tiene por montones, como la de una beagle que decidió quedarse con la familia que la había encontrado en la calle, aunque sus antiguos dueños la habían cuidado con amor. "La perrita me dijo que en su nueva casa tenía una misión, ayudar al abuelo enfermo de la familia. Decía que le gustaba cuando le tiraba la cobija y cómo se daban calor". Quien la consultó se puso a llorar porque el anciano enfermo había mostrado mejoría desde la llegada del animal, y dijo que incluso un día le avisó cuando se estaba ahogando. "Dos meses después llegaron a consulta sus verdaderos dueños y entendieron todo".

Xiomara habla con muchas especies. Dice que los caballos son los más maltratados, y que es muy duro cuando los animales le revelan malos tratos; incluso, abusos sexuales. "Lloro con ellos".

También ríe; como la vez que un perro le dijo que su papá humano le parecía lindo, pero que había que aceptar que la mamá sí era muy fea. "Los cuatro éramos atacados de la risa", contó. Ella también tiene un gato que le cuenta todos los pormenores del comportamiento de su hijo. Si no estudia, él me pasa el dato", dice entre risas, pero es verdad. 

Algunos veterinarios la recomiendan sin dudarlo, otros lo hacen sin poner su nombre de por medio. "Es como una doble moral, pero igual, yo ayudo".

 


Miami, Estados Unidos, Latinoamerica, España
Contacto / Contact
5455 SW 8th St., Suite #240, Miami, FL 33134
Teléfono/Telephone: (+1) 305.499.94.74
Fax: (+1) 305.356.12.97
Email: contacto@miamidiario.com, contact@miamidiario.com
Publicidad / Advertising
Teléfono/Telephone: (+1) 305.499.94.74 Ext. 702
Email: ventas@miamidiario.com, sales@miamidiario.com, ads@miamidiario.com
MiamiDiario.com:
Creative Commons License
MiamiDiario.com by Seven Oceans International, LLC is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.universocanario.com/ Registered on Safe Creative ea59ca7b-8fe3-3ea8-9951-3789f8b2b8c5
© Grupo Diariocrítico - Powered by OZONGO.com