MiamiDiario
rss de Miami Diario Miami Diario en Facebook Miami Diario en Twitter Miami Diario en Linkedin Miami Diario en Instagram
Miami, Lunes 20 de noviembre de 2017 | actualizado a las 04:14 horas
disminuir tipografia
agrandar tipografia

María Useli: "¿De qué le vale al hombre ganar el mundo entero si...?" (Mt 16, 26)

por María Useli el 07/09/2017 a las 02:56 horas
Nuestro Dios es el Dios de la VIDA, DE LA ALEGRÍA Y DE LA ARMONÍA TOTAL. Jesús, Rostro humano del Padre nos lo ha dicho: "He venido para que tengan vida y vida abundante" ( Jn. 10, 10 ) y sin embargo, en el Evangelio de este XXII Domingo, según S. Mateo, Jesús nos confunde, nos escandaliza casi, con una declaración muy fuerte: "Si alguien quiere venirse en pos de mí, que tome su cruz y me siga" Y otra pregunta inquietante:"¿De qué le vale al hombre ganar el mundo entero si después pierde su alma?"
 
La sola palabra CRUZ nos eriza la piel y nos pone emocionalmente a la defensiva por sus implicaciones sangrientas extremas sobre un ser humano a veces inocente de todo delito.

Jesús, es verdad, ha venido a traer vida pero recordemos que la vida, aun en su proceso biológico, viene de una previa etapa de" sufrimiento".. El grano de trigo tiene que "morir", deshacerse en la tierra para luego poder dar fruto, y el ser humano, como los animales, para abrir los ojos a este mundo, tiene que pasar primero por el "alumbramiento", el parto que es un proceso traumático que se olvida casi siempre pero otras veces deja su huella.

Pero hay otro "parto", otro "nacer de nuevo" del Espíritu. ( Jn3, 1-14 ) como Jesús le explicó a Nicodemo, al cual Jesús nos invita a someternos si queremos entrar en el "Reino de los cielos". Es decir, entrar en la órbita de Dios, de la trascendencia, de los valores de arriba, que nos liberan de la atracción de la carne, de la mundanidad y del pecado para luego hacernos dichosos aquí abajo y en la eternidad divina después de la muerte.

Solo si entramos en esta óptica de fe, esperanza y amor divino, amar como Dios nos ama, podremos captar el significado de estas afirmaciones de Jesús que de otra manera quedarían en letra muerta y escandalosa para nosotros que solo buscamos bienestar, placer y tranquilidad.

El ser humano, al nacer, está centrado en sí mismo, es autorreferencial. Es lo lógico para que pueda sobrevivir a su fragilidad inicial al menos hasta los siete u ocho años de vida. Pero luego ha de descentrarse, encontrarse con los demás, aprender a socializar, a abrirse a su entorno dando y dándose, atendiendo los reclamos que le vienen de afuera que le ayudan a salir de su egolatría para encontrarse con el "OTRO", Dios, y con los "otros, con el Tú, el hermano. En otras palabras, el ser humano que ha recibido amor en la primera etapa de su vida, tiene que saber amar luego porque, como solía decir el recordado P Ignacio Larrañaga: "Solo los amados aman" y es que solo el amor puede dar un sentido verdadero a nuestra vida.

Sin embargo, este proceso de descentración, de salida de si mismo, tiene un costo emocional y moral, es a menudo doloroso porque el dolor es la otra cara del amor...y, quienes más saben de esto son las madres.

De ahí que la Cruz de Cristo sea el símbolo de la postura del cristiano como lo fue del mismo Cristo aunque no sea cruenta como la suya. Una apertura vertical al Padre del cielo, a la trascendencia, en obediencia a una misión encomendada y una apertura horizontal de brazos abiertos al bien de los hermanos, conforman ese signo que Jesús nos pide llevar no solo con fortaleza y paciencia, sino con entrega amorosa y generosa. "Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros" (Jn. 13, 34) nos ha dicho Jesús.

En el amor, el dolor encuentra su razón de ser y puede darnos esa alegría profunda que viene de lo más íntimo de nuestro ser y nos motiva a enfrentar retos imposibles para la naturaleza humana empecatada y nos da poder para crear paradigmas de cambios para un futuro más humano y fraterno.
Vale la pena entonces vivir con los pies bien puestos en la tierra que nos ha sido consignada como hábitat para preservarla de la destrucción y maltrato, pero tener siempre los ojos puestos en el cielo, la Patria Futura que nos espera porque lo de aquí abajo, por muy bueno que sea, nunca podrá saciar nuestra hambre de Dios y de infinito. ¡Que así sea!

Miami, Estados Unidos, Latinoamerica, España
Contacto / Contact
5455 SW 8th St., Suite #240, Miami, FL 33134
Teléfono/Telephone: (+1) 305.499.94.74
Fax: (+1) 305.356.12.97
Email: contacto@miamidiario.com, contact@miamidiario.com
Publicidad / Advertising
Teléfono/Telephone: (+1) 305.499.94.74 Ext. 702
Email: ventas@miamidiario.com, sales@miamidiario.com, ads@miamidiario.com
MiamiDiario.com:
Creative Commons License
MiamiDiario.com by Seven Oceans International, LLC is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.universocanario.com/ Registered on Safe Creative ea59ca7b-8fe3-3ea8-9951-3789f8b2b8c5
© Grupo Diariocrítico - Powered by OZONGO.com